fotografía newborn, fotografía creativa, fotografía infantil, natalia bonis

Sesión newborn

¿Como preparo una sesión newborn?

 

Lo primero es fijar una fecha durante tu embarazo calculando los días en que saldrás de cuentas, ya que lo ideal es realizar la sesión fotográfica durante los primeros diez días tras dar a luz. ¿Por qué? Porque es en este momento cuando el bebé será más fácil de manipular sin despertarlo y aun conserve la posición fetal. 

 

El día de la sesión fotográfica aconsejo:

  1. Realizar las fotos por la mañana, cuando el sueño es más profundo y el bebé tiene menos molestias.
  2. Traer al bebé con el pañal muy holgado, para evitar las marcas que producen los elásticos en la piel.
  3. Cuidar la puntualidad, para que el bebé tenga tiempo de acomodarse al nuevo espacio y se sienta más tranquilo.

 

Cuando lleguéis al estudio, lo encontraréis a una temperatura estable de entre 28 y 30º, además de un pequeño radiador que dará calor directamente al bebé mientras le arrulla el ruido blanco que habré preparado expresamente.

El pequeño reposará sobre un gran puff especial sobre el que prepararé distintos fondos de tela, atrezzo, vestuario…

 

La duración de la sesión newborn la suele marcar el estado de ánimo del bebé, pero la media suele estar en torno a las 3-4 horas, un tiempo que además de las fotografías, incluye los cambios de ropa, limpieza, lactancia…

 

Después de realizar una selección de las fotografías del shooting, editare las mismas con Lightroom y Photoshop para entregároslas de forma digital o impresa.

 

makingof sesión infantil-4723

Flujo de trabajo en sesión fotográfica

Me gustaría comenzar este blog hablándoos un poco de mi forma de trabajar.

 

El primer paso de toda sesión, es conoceros.

Si vamos a trabajar en el estudio, lo ideal es que vengáis a conocerlo antes para que el día de la sesión fotográfica nos sintamos todos más agusto y estéis más familiarizados con el plató (especialmente el/la niñ@).

Además de acceder al espacio donde realizaremos las fotos, podréis visitar nuestro segundo plató de luz natural, diseñado especialmente para recién nacidos, así como un camerino privado, donde disponer de un  espacio íntimo para amamantar o cambiar al bebé. 

 

Después de este primer contacto, es cuando me siento a planificar la sesión fotográfica: Encuadres, localizaciones, atrezzo, esquemas de iluminación … para que todo el shooting tenga un mismo hilo conductor y pueda contar una historia.

 

El día de la sesión llegaréis a un espacio climatizado y ambientado con música familiar, para que los peques se sientan lo más cómodos posible.

 

Una vez termine con las fotografías, empezará mi trabajo de postproducción.  Es en este momento cuando haré una cuidadosa selección y edición de las fotos que recibiréis en formato digital o impreso.

 

Espero que este pequeño artículo os haya servido para conocer mejor mi flujo trabajo.

Un saludo 🙂